Volver                                                             

 

Agosto 29

EVALUACION DE LA CUALIDAD AERÓBICA DEL PATINADOR DE VELOCIDAD SOBRE RUEDAS, POR MEDIO DE UN TEST ESPECIFICO DE CAMPO

Mg. Rafael Enrique Lozano Zapata

Profesor Universidad de Pamplona (Colombia)

rafaenloza@unipamplona.edu.co

rafaenloza@unileon.es

INTRODUCCIÓN

La evaluación de la aptitud física y las diferentes intensidades de entrenamiento por medio de distintos test se ha convertido en aspecto básico del entrenamiento moderno.(Keskinen. K., Komi, P. y Rusko. H., 1989). Su valoración permite individualizar y planificar programas de entrenamiento. 

Los tests de laboratorio y de campo más utilizados para determinar la aptitud física y las intensidades de entrenamiento en los deportistas de élite es la determinación de las relaciones entre el lactato sanguíneo, la frecuencia cardiaca y el trabajo externo realizado durante un ejercicio de estadíos progresivos hasta el agotamiento (Mac Dougall, J., Wender H., Green H., 1995).  Se considera que los resultados de estos test repetidos a lo largo de la temporada proporcionan una información significativa acerca de la mejora de la capacidad física y suponen un asesoramiento de calidad a la hora de la planificación del entrenamiento (Mac Dougall y cols., 1995). 

El patinaje sobre ruedas esta considerado como un deporte de resistencia, ya que a pesar de tener pruebas netamente anaeróbicas, se fundamenta específicamente en una gran base aeróbica, sin la cual no podría haber adecuados procesos de recuperación en el entrenamiento y la competición. De hecho se compite con pruebas de velocidad de 300 m y de resistencia aeróbica como los 42 Km., respectivamente, entre ambas existe una amplia gama de competencias para las cuales son indispensables la resistencia a la velocidad, gran fondo, destreza absoluta, coordinación, control motor, vestibular, visual, muscular y el equilibrio. (Felipe M., 1998)

Al igual que otros deportes de resistencia, la capacidad aeróbica (VO2 máx.) del patinador sobre ruedas oscila entre 4 y 5 L/min. (en términos relativos del orden de 55 y 65 ml/Kg/min); siendo valores determinados inespecíficamente en el laboratorio (Carl Foster y cols., 2002; Martínez Z., 1991) ya que aún no se cuenta con un test específico en este deporte (Carl Foster y cols., 1999). De siempre los parámetros más utilizados como indicadores de la resistencia aeróbica han sido el consumo máximo de oxígeno (VO2 máx.) y el umbral anaeróbico (Wasserman y cols., 1967; López Chicharro 2003, y cols), siendo este último mucho más sensible a los cambios producidos por el entrenamiento (Navarro, 1998). Aunque ha sido un parámetro muy discutido y controvertido se ha venido utilizando en la valoración del rendimiento deportivo para delimitar las intensidades de entrenamiento (Terrados, 1988), para dosificar las cargas de entrenamiento y para observar las adaptaciones del entrenamiento (García Manso y cols., 1996). De hecho en pruebas de laboratorio en cicloergómetro con patinadores sobre ruedas se ha estimado un umbral anaeróbico al 80% del VO2 máx., valores similares a otros deportes de resistencia (Modrego O., 1992), no habiéndose estimado en test específicos de campo. 

El entrenamiento del deportista de alto nivel precisa de estudiar al deportista no sólo en el laboratorio, sino que también es muy conveniente estudiarlo reiteradamente cuando está en su terreno de entrenamiento y competición (Adams, 1990). Hechos más reales a situaciones de competición, en su propio sitio de entrenamiento, para así optimizar el rendimiento del deportista. (Lozano, 2006)

La valoración funcional de los patinadores de élite precisa de realizar diversos tests, ya sean de laboratorio (cuyos resultados han sido clásicamente más confiables, sin embargo son menos específicos para el patinador; si bien requieren de un mayor gasto de tiempo y dinero), o ya sean de  campo, donde no se cuenta con un test de campo específico en el patinódromo para este deporte que permite identificar las características fisiológicas por medio de la ergoespirometría aplicada directamente sobre el terreno de entrenamiento del patinador.(Gorostiaga A., 1999) 

Por lo tanto en la presente investigación el objetivo principal fue trabajar en un test específico de campo que permite obtener valores fisiológicos y funcionales que identifiquen la cualidad aeróbica (capacidad aeróbica y umbral anaeróbico como indicador de resistencia aeróbica, capacidad de recuperación, resistencia a la velocidad) y permita establecer las cargas de entrenamiento y el control del mismo y predecir su rendimiento en competición (Gorostioaga A., 1999; López Chicharro, 2004, Mc Dougall, 1995; Rodríguez F. A.,2002). Haciendo un seguimiento con los patinadores de los diferentes clubes de Bucaramanga (Santander, Colombia) durante los años 2005 – 2006, para validar un test de campo de acuerdo a la metodología continua de Conconi y cols. (1982) y la interválica propuesta por Probst y cols. (1989), pero adaptadas al patinaje sobre ruedas, y  basándose en la pérdida de la relación entre la velocidad de carrera y la frecuencia cardiaca para identificar el umbral anaeróbico; y en función del número de “estadíos” completados, establecer la correlación con el análisis ergoespirométrico determinado tanto en el laboratorio como en el campo.

 METODOLOGIA

Se evaluaron a 50 patinadores, en diferentes etapas de su preparación, de los  Clubes de Bucaramanga (Colombia), donde 30 sujetos eran de sexo masculino y 20 de sexo femenino.

Se realizó un test continuo hasta el cansancio, sobre un cicloergómetro Marca Cyclus II. El cual consistió en un calentamiento previo al inicio sobre el cicloergómetro sin carga o resistencia alguna, se inicio con 100 vatios los cuales debían mantenerlos en una cadencia de 70 revoluciones por minuto y al cabo de transcurrido un minuto se aumentaba la carga en 20 vatios hasta que el sujeto no tolerara la carga impuesta. En el transcurso del test se controlaron las variables fisiológicas a través del analizador de gases Metamax II y frecuencia cardiaca con el pulsómetro Polar S610; al cabo de no más de 7 días se realizó el test de campo adaptado específicamente para los patinadores.

El test consistió en un test interválico de cargas progresivas, controlando la velocidad de carrera impuesta por medio de un software especialmente elaborado para el patinaje de velocidad en un patinódromo estandarizado de 200 metros de cuerda interior. Se inició a una velocidad de 24 km/h aumentando la carga en 0,8 km/h transcurridas 4 vueltas completas al patinódromo; entre aumento de carga y carga había un lapso de recuperación de 45 segundos; esto con la finalidad de ver la recuperación entre período y período, para así poder aplicar la metodología interválica de Probst (1989), al igual que la inflexión de la frecuencia cardiaca por medio de la metodología utilizada por Conconi (1982), y poder determinarse indirectamente el Umbral Anaeróbico y compararlo con la muestra tomada directamente sobre el mismo test y con el test de laboratorio. En el transcurso del test se controlaron las variables fisiológicas por medio de ergoespirometría directa con el analizador de gases Metamax II y pulsómetro Polar S610, al igual que el control de la velocidad de carrera impuesto por medio del software Tivre-patinaje.

RESULTADOS

Primero que todo doy a conocer un poco sobre el software diseñado especialmente en la Universidad de León (España), en donde estoy adelantando estudios de Doctorado. La razón por la cual estoy aplicando mi investigación con el patinaje de velocidad sobre ruedas, pues pese a que no es un deporte Olímpico, tiene muy buena acogida a nivel internacional, pero hace falta investigaciones las cuales le den ese mismo estatus que otros deportes que si pertenecen a las justas más importante del planeta; por tal motivo me sentí motivado a desarrollarla en mi país Colombia, quien se encuentra dentro de las potencias mundiales en cuanto a este deporte se refiere. 

Ya entrando en materia, los resultados que doy a conocer son las respectivas medias de todas las variables evaluadas de acuerdo a los respectivos géneros, para luego dar unas conclusiones las cuales a mi consideración creo que son las más importantes, ya que no se cuenta con otras investigaciones de este tipo para poder realizar un análisis comparativo, por lo tanto doy un punto de partida para seguir investigando, utilizando metodologías parecidas o igual a la descrita, de tal manera aportar más datos con los cuales se pueda dar mejores comparaciones y conclusiones en cuanto al patinaje de velocidad sobre ruedas.

 A continuación encontraremos las características físicas de los sujetos evaluados por género como son su peso, talla y edad. 

 

PESO

TALLA

EDAD

HOMBRES

63,22 kg.

171,32 cm.

18,18 años

MUJERES

50,31 kg.

159,90 cm.

16,21 años

 Al igual se determinó la composición corporal de todos los sujetos evaluados, dándole un mayor énfasis al porcentaje graso determinado por la ecuación de Yuhaz (1974) y su porcentaje muscular. 

 

% GRASO

PESO % G

% MUSCULAR

PESO % M

HOMBRES

9,94 %

6,17 kg.

48,32 %

30 kg.

MUJERES

17,88 %

9,05 kg.

44,75 %

22,53 kg.

En otro estudio realizado por Marino F. (1997) I Copa del Mundo en Santafé de Bogotá. Encontramos los siguientes valores donde podemos ver diferencias significativas en la composición corporal.

 

PESO

TALLA

EDAD

HOMBRES

62,1 kg.

169,7 cm.

20,2 años

MUJERES

54 kg.

158,6 cm.

17 años

     

 

% GRASO

PESO % G

% MUSCULAR

PESO % M

HOMBRES

7 %

4,4 kg.

62 %

38,5 kg.

MUJERES

14,4 %

7,8 kg.

55 %

29,7 kg.

Se determinaron las variables fisiológicas, tiempos y carga de trabajo, tanto en el test de Laboratorio y Campo, encontramos los siguientes resultados:

Test de Laboratorio:

Valores máximos encontrados en test sobre el cicloergómetro

 

WATIOS MAX

FC MAX

VO2 MAX

ABSOLUTO

VO2 MAX RELATIVO

HOMBRES

344,44

194,26 ppm

4,02 l/min

63,11 ml/kg/min

MUJERES

262,86

192,43 ppm

2,79 l/min

53,46 ml/kg/min

Valores en el Umbral Anaeróbico (UA) determinados en el test de laboratorio

 

WATIOS UA

FC UA

VO2 MAX ABSOLUTO

VO2 MAX RELATIVO

HOMBRES

277,78

177,15 ppm

3,20 l/min

50,29 ml/kg/min

MUJERES

208,57

177,71 ppm

2,22 l/min

43,29 ml/kg/min

 Test de Campo:

 Valores máximos encontrados en el test: 

 

KM/H MAX

FC MAX

VO2 ABSOLUTO

VO2 RELATIVO

HOMBRES

34,28 km/h

(21´´vuelta)

194,93 ppm

3,51 l/min

55,81 ml/kg/min

MUJERES

31,75 km/h

(22´´67)

194,23 ppm

2,44 l/min

47,74 ml/kg/min

 Valores determinados en el Umbral Anaeróbico (UA) en el test de campo 

 

KM/H UA

FC UA

VO2 ABSOLUTO

VO2 RELATIVO

HOMBRES

30,47 km/h

(23´´62)

179,13 ppm

2,95 l/min

46,95 ml/kg/min

MUJERES

28,53 km/h

(25´´23)

180,50 ppm

2,14 l/min

41,82 ml/kg/min

 

ANÁLISIS Y CONCLUSIONES 

Iniciando el análisis de los resultados, empezamos con la composición corporal de los sujetos evaluados, que los valores normales o ideales para deportistas en cuanto a su porcentaje graso para los hombres de acuerdo a diversos estudios en especial (Acero, J. 2002),  deben estar para hombres entre 4 a 10 % de grasa corporal; estando los sujetos evaluados en este estudio dentro de estos rangos. Por otro lado las mujeres deportistas deben estar dentro de un % de masa grasa de 10 a 18 % (Acero, J. 2002), encontrando a este grupo dentro de estos rangos descritos por este autor.

Para mi criterio, creo que es conveniente tanto en hombres como en mujeres tener unos rangos de porcentaje graso definidos y poder establecer un biotipo para este deporte; al igual que poseer una mayor masa muscular, ya que es fundamental para el buen desempeño energético, debido al intenso esfuerzo que se desarrolla en competición. Por lo tanto para hombres estar dentro de una masa grasa de 8 – 10 %, es un rango óptimo para el buen desempeño en el patinaje; como también las mujeres estar entre 12 – 16 % de masa grasa. Son criterios los cuales no están estrictamente establecidos, ya que no se cuenta con estudios longitudinales para este deporte, por lo tanto pueden variar dependiendo del tipo de especialidad.

En cuanto a la masa muscular los rangos determinados por Fox, E (1998) encontramos que están entre un 40 – 50 %, por lo tanto hombres y mujeres evaluadas dentro de este estudio poseen valores de masa muscular dentro de estos rangos. Pues se debe tener una mayor masa muscular para la activación de los requerimientos energéticos para las diferentes competiciones que cuenta el patinaje de velocidad.

Ya realizando un análisis comparativo con el test de laboratorio y el test de campo; encontramos que el VO2 máx. en el test de laboratorio es significativamente mayor que en el test de campo. Presumo que esto es debido por la inespecificidad del test de laboratorio, ya que no se cuenta con un test específico de campo para conocer este valor fisiológico, el cual a través de esta investigación ese fue el propósito. Donde por medio del test de campo Tivre-Patinaje, encontramos todos estos valores directamente por medio de la ergoespirometría aplicada sobre el  patinódromo y empleando las metodologías descritas anteriormente, para determinar la velocidad de carrera máxima, velocidad de carrera en umbral e indirectamente el umbral anaeróbico, por medio de su frecuencia cardiaca.

Muchos entrenadores hacen énfasis en el entrenamiento en bicicleta, como un trabajo complementario y hasta tal vez fundamental para la preparación del patinador, yo creo que a pesar de ser una gran disciplina deportiva donde el tipo de esfuerzo realizado lo impone el terreno en el cual se está andando, que en su gran mayoría de veces es un esfuerzo no muy intenso por el tipo de inclinación del trayecto, que por cierto es muy variado; determinándose como no específico para el deporte de patinaje de velocidad sobre ruedas, al igual que intervienen algunos grupos musculares diferentes al patinar; asumo por los resultados obtenidos en esta investigación, que el ciclismo como sesión de entrenamiento complementaria al patinaje, sirve tal vez para un período de entrenamiento general especialmente y alguna parte del específico; al igual que se puede realizar en sesiones donde el trabajo sea en las semanas de restablecimiento o como cambio de actividad para no ser monótono el trabajo diario en el patinódromo. Ya que en un período precompetitivo o competitivo se debe trabajar lo más cercano o real a la competición.

Es por estas razones que el patinaje de velocidad sobre ruedas en sus pruebas de fondo como son 10, 15 y 20 km intervienen el metabolismo aeróbico y anaeróbico, pero en un mayor porcentaje el anaeróbico por su alta intensidad al rodar en dichas competencias. Todos estos valores determinados en los test de campo realizados en esta investigación y comparándolos con la velocidad de carrera y frecuencia cardiaca tomados en competiciones departamentales y nacionales. Razones por las cuales el trabajo en bicicleta haría que mi metabolismo se adapte más hacia el trabajo aeróbico cuando se debe trabajar en un mayor porcentaje anaeróbico, resistencia a la velocidad y tolerancia al lactato. Encontrando un trabajo muy especial para desarrollar estas características ideales para el patinaje de velocidad, como es el trabajo interválico, teniendo en cuenta los procesos de recuperación para la supercompesación de las cargas de entrenamiento. De lógica siguiendo todos los principios del entrenamiento deportivo para su mejor adaptación y rendimiento.

En los deportes en general, y en particular el patinaje de velocidad sobre ruedas, parece importante desarrollar una buena resistencia de base, como en la mayoría de los deportes, ya que tendrá un efecto beneficioso sobre la capacidad física general del deportista, evitará y minimizará las lesiones, tendrá un efecto beneficioso sobre la correcta ejecución de lo requerimientos técnicos y optimizará la capacidad de recuperación superando más rápidamente los síntomas de la fatiga, recuperando mejor y más rápidamente entre esfuerzos repetidos. Es aquí donde tal vez se puede variar las sesiones de entrenamiento con el trabajo en bicicleta y la carrera, pero en etapas generales y algunas del período específico del plan de entrenamiento.

Es por esta razón que a través del test específico de campo Tivre-Patinaje, encontramos valores fisiológicos más reales y cercanos a la competición, porque intervienen específicamente los grupos musculares que trabajan en la ejecución de la técnica propia del deporte. Al igual que podemos determinar las cargas ideales por medio de la velocidad de carrera máxima, umbral de carrera e individualizar más el entrenamiento de cada uno de los deportistas, para optimizar el rendimiento en competición.

De acuerdo a la literatura consultada (Fox, E., 1998; García, M. 1996 y Barrios, J., Ranzola, A. 1995) los valores de VO2 donde se encuentra el umbral anaeróbico esta aproximadamente entre un 70 a 80 % de su máximo valor determinado, en el presente estudio se establecieron umbrales altos de acuerdo a estos valores descritos, tanto para hombres como para mujeres, pues en promedio para hombres se determinó el umbral anaeróbico en un 84 % de su VO2 máx. y en mujeres se determinó el umbral en un 81 % de su valor máximo.

Haciendo referencia a los valores de frecuencia cardiaca determinados en los dos tests, tomamos como referencia la literatura descrita de los mismos autores anteriormente, el umbral anaeróbico se encuentra entre un 80 a 90 % de la frecuencia cardiaca máxima encontrada, hallándose en la presente investigación dentro de estos parámetros, para los dos casos respectivamente.

Al aplicar la metodología interválica de Probst y Conconi, para determinar el umbral anaeróbico indirectamente, es decir el objetivo principal del presente estudio por medio del test de campo específico Tivre-patinaje, encontramos que en los hombres se vio claramente en un 92 % y en las mujeres un 87 % de los sujetos evaluados, teniendo en cuenta la perdida de la linealidad de la velocidad de carrera y la frecuencia cardiaca en cada uno de los periodos, al igual la recuperación de la frecuencia cardiaca en cada cambio de intensidad, en todo el transcurso del test; como también la inflexión de la curva de la misma. En la siguiente figura encontramos el análisis de uno de los casos, determinándose el umbral anaeróbico según su periodo en el que se encontraba en ese momento y la frecuencia cardiaca, como también la velocidad de carrera máxima.

Es por esto que la determinación del umbral anaeróbico por medios al alcance de los entrenadores y deportistas, que no sean costosos, difíciles de manipular y no invasivos; radican en que el umbral anaeróbico es un parámetro bastante discutido y controvertido, pero ampliamente utilizado en la valoración del rendimiento deportivo, y así lo reflejan los diferentes resultados obtenidos en esta investigación, que por medio del test tivre-patinaje es un método fácil, reproducible, útil y fiable para determinar las variables funcionales del sujeto evaluado, ratificando la importancia de su correcta valoración para delimitar las intensidades de entrenamiento, al igual dosificar las cargas de entrenamiento y observar las adaptaciones del entrenamiento, ya que el entrenamiento mejora más que el VO2 máx., la capacidad de trabajo a intensidades próximas al VO2 máx. (es decir, la intensidad referida como umbral anaeróbico). Si además se puede cuantificar la capacidad de recuperación, y su posible mejora, a diferentes intervalos de esfuerzos submáximos y máximos; e incluso estimar el VO2 máx. en función de los intervalos de esfuerzos y metros recorridos en el mismo, la información integral de este test permite objetivar mejor el comportamiento fisiológico ante el esfuerzo específico del patinador e identificar los aspectos fisiológicos a mejorar con entrenamientos específicos.

Al igual considero que la frecuencia cardiaca es un parámetro importante para controlar las intensidades de esfuerzo en las sesiones de entrenamiento y competición; pero lo que en este test nos da una mayor magnitud es el conocer el umbral anaeróbico de acuerdo a su velocidad de carrera y su velocidad máxima individual, con la cual se puede controlar más el ritmo de carrera tanto para las sesiones de entrenamiento como en la competición, independientemente de la frecuencia cardiaca, factor primordial para el desenvolvimiento energético durante las mismas.

 

AGRADECIMIENTOS

De manera muy especial les doy las gracias a todos los clubes, entrenadores y patinadores de Bucaramanga (Santander), participantes de dicha investigación en pro de este deporte.

BIBLIOGRAFIA

1. Astrand, P. O. y Saltin, B. Oxygen uptake during the first minutes muscular exercise. J. Appl. Physiol. 16 (6): 971 – 976, 1961a

2. Alberto Modrego Ochoa. Comparación fisiológica entre tapiz rodante, cicloergómetro       y patinaje de velocidad sobre ruedas. Tesis. Febrero 1992. Navarra (España).

3. Carl Foster, Jos J. De Koning, Floor Hettinga, Joanne Lampen, Kerry L. La Clair, Christopher Dodge, Maarten Bobbert and John P. Porcari. Pattern of Energy Expenditure during Simulated Competition. Medicine and science in sports and exercise. 2002 (12)

4. Carl Foster, Kenneth W. R., Ann C. S., James S-G, Gerard K., Nick T., Jeff B., and Elizabeth K. Evidence for restricted muscle blood flow during speed skating. Medicine and science in sports and exercise (Baltimore, Md.); Oct 1999: 31 (10). p. 1433-1440.

 

5. Conconi, F.; Ferrari, M,: Ziglio, P., G.; Droghetti, P.; Codega, L. Determnation of the anaerobic thereshold by a noninvasive field test in runners. J. Appl. Physiol. 52(4): 869-873. (1982).

 

6. Esparza, F.  Manual de Cineantropometría. Ed. FEMEDE. 1993.

 

7. Garatachea, N.; Cavalcanti, E.; Pérez, R.; Alvear, I. ; De Paz, J. A. (2002). Influencia del modo de ejercicio sobre la relación Consumo de Oxígeno – Frecuencia Cardiaca. RendimientoDeportivo.com No1. http://www.RendimientoDeportivo.com/N001/Artic003.htm (Consulta 08/05/2002)

8. García Manso. J., Manuel Navarro Valdivieso, José A. Ruiz Caballero. Bases teóricas del entrenamiento deportivo. Principios y aplicaciones. Editorial Gymnos. Madrid 1996.

9. Gorostiaga A. Esteban. Aspectos Metodológicos y Resultados en Deportistas de Alto Rendimiento. INFOCOES. España, 1999.

10. Ingen Schenau, G. J Van, G. de Groot and A. P. Hollander. Sometechnical, physiological and anthropometrical aspects of speed skating. Eur. J. Appl. Physiol. 50: 343 – 354, 1983 a.

11. Jack H. Wilmore and David L. Costill. Fisiología del Esfuerzo. 5ta Edición. Editorial Paidrotibo. Barcelona, 2004.

12. Klaus B., Stefan H., Fritz Fischer, Dieter Leyk, Otmar S. and Dieter E. Comparison between the physiological response to roller skiing and in-line skating in biathletes. Medicine and science in sports and exercise (Baltimore, Md.); Apr 1999: 31 (4). p. 595-598.

13. Kenneth W. Rundell. Compromised oxygen uptake in speed skaters during treadmill in-line skating. Medicine and science in sports and exercise (Baltimore, Md.); Jan 1996: 28 (1). p. 120.

14. K. W. Rundell, L. P. Pripstein. Physiological responses of speed skaters to treadmill low walking and cycle ergometry. Int J Sports Med. 1995 Jul;16(5):304-8.

15. López Chicharro J., Aznar L. Susana, Vaquero Almudena F., López M. Luis M., Mulas Alejandro L., y Ruiz Margarita Pérez. Transición Aeróbica – Anaeróbica, Concepto, metodología de determinación y aplicaciones. 1ra Ed. Enero, 2004. Edición Master Line & Prodigio S. L.

16. Mac Dougall, J. Wenger, H. Green, H.  Evaluación Fisiológica del Deportista. Editorial Paidotribo. Barcelona, 1995.

17. Marino, F. Descripción de variables antropométricas y funcionales del patinaje de carreras. Selección Colombia 1996 – 1997. Federación Colombiana de Patinaje. Revista Medicina Deportiva Colombia. Volumen 1 # 1. Pág 28 – 32. Septiembre 1998.

18. Martínez Zazo M. L. Comparación de las características fisiológicas del patinaje de velocidad sobre ruedas con el cicloergómetro y el tapiz rodante. Centro de Investigación y Medicina del Deporte, Pamplona (España). Revista de Investigación y Documentación sobre las ciencias de la Educación Física # 19. 1991. p. 10 – 23.

19. Probst, H.  Test par intervalles pour foorballeurs. Revue Macolin. No. 5: 7-9. (1989).

20. Ralph B., Mathias H., Serge P. Von Duvillard, Martin Sellens and Renate M. L. Effect of Test Interruptions on Blood Lactate during Constant Workload Testing. Medicine and science in sports and exercise. Septiembre 2003. 35(9): 1626 – 1630.

21. Rodríguez M., J. A.; García, J; Fernández, G.; Rubio, I.; Martín, A; Villa, J. G. (2002). Sensibilidad de las pruebas de laboratorio para evaluar los cambios producidos en la cualidad aeróbica tras un período de entrenamiento. Actas del Congreso Internacional de Fútbol Salamanca. 2002. Salamanca.

22. Todd L. Allinger and Anton J. Van Den Bogert. Skating technique for the straights, based on the optimization of a simulation model. Medicine and science in sports and exercise (Baltimore, Md.); Feb 1997: 29 (2). p. 279-286.

23. U. Ekelund, A. Yngve, M. Sjortrom, K. Westerterp. Field evaluation of the Computer Science and Application's Inc. activity monitor during running and skating training in adolescent athletes. International journal of sports medicine (Stuttgart); Nov 2000: 21 (8). p. 586-592.

24. Villa, J. G.; De Paz, J. A.; González-Gallego, J. (1992). Bases para la evaluación de la condición física y la preparación deportiva. En Santoja, R. Libro Olímpico de Medicina Deportiva. Ed. C.O.E. Madrid 23-34.

25. Villa, J. G.; García, J.; Morante, J. C.; San Román, Z. (1999). Validación del test de resistencia específica de Probst en futbolistas profesionales. IV Simposium de Investigación en el Fútbol. Sevilla.