Volver

                                                             

Julio 15

 

A PROPÓSITO DEL COMIENZO DE LOS JUEGOS PANAMERICANOS.

 

Y… LOS JUEGOS PARA QUÉ?

 

MUCHOS PAÍSES Y ESTUDIOSOS DEL TEMA, CREEN QUE LAS JUSTAS CONTINENTALES YA NO TIENEN EL MISMO ATRACTIVO.

 

Por LUIS GABRIEL ‘COCO’ GÓMEZ

Periodista ACORD

luisgcocogomez@gmail.com

 

Por estos días hemos leído bastante información sobre la organización y el montaje que han hecho la Organización Deportiva Panamericana, ODEPA, y el Comité Olímpico Brasilero en los XV Juegos Panamericanos y que centra la atención del continente deportivo por estos días.

 

Sabemos de la fuerte inversión que se ha hecho en el mítico, colosal e histórico estadio Maracaná, sede principal de las justas, la campaña del concientización que se ha hecho con los habitantes de Río, el despliegue de personal por parte del gobierno de Lulla; en fin, casi, al igual que Chávez en la Copa América de fútbol, echaron la casa por la ventana. Y así debe ser.

 

Pero me da la impresión que algunas delegaciones, algunos países –especialmente los grandes- y sus comités olímpicos, no le dan el valor real a la segunda justa deportiva más importante para los atletas del hemisferio, luego de los Olímpicos, por supuesto.

 

Veo cifras y me doy cuenta que, salvo quizás el atletismo y la natación, casi todos los deportes llevan ‘equipos B’ a los Panamericanos. El baloncesto sin los NBA, el tenis con la ausencia de los mejores WTA, el voleybol sin los FIVB, entre otros, presentarán nóminas alternas. Incluso, y quién lo creyera, el deporte rey en Brasil tendrá selecciones sub 17, puesto que, además de todo, el mundial sub 20 se cruzó con los Juegos, restándole peso e interés a la justa.

 

A lo mejor Cuba, que siempre lleva lo mejor, y Brasil, que quiere hacer respetar la casa en su papel de anfitrión, tienen sus mejores nombres.

 

Según los entendidos, los Juegos Panamericanos eran parada obligada de los deportistas en su camino hacia los Juegos Olímpicos, su nivel despertaba el interés de entrenadores, dirigentes, atletas y demás habitantes del mundillo deportivo, pero quizás la ‘monetización’ de la actividad, las grandes bolsas que se entregan en algunos mundiales de diversos deportes, ha hecho que ir a sudar la camiseta por el país sea cosa de segundo plano, aunque en algunos países como el nuestro eso represente platica, además de gloria.

 

Las estadísticas dicen que desde 1979 en San Juan de Puerto Rico no se baja una marca mundial, que las estrellas del deporte americano en su mayoría, (léase desde Alaska hasta Tierra del Fuego) poca importancia le dan al certamen y miran con desprecio los Juegos.

 

Entonces, vale la pena darse la pela para no tener lo mejor en su país? Creo es hora que la ODEPA reorganice la casa y le dé la relevancia que tienen nuestros Juegos, que obligue, ó mejor, que motive a los países a presentar sus mejores atletas ubicados en los escalafones mundiales en cada una de las disciplinas del plan de juegos para que la inversión que hacen los organizadores, no se vea menguada por un espectáculo de menor categoría a la expectativa creada en el momento de luchar por una sede.

 

Debe ser la misma ODEPA la que inicie el proceso que le restituya el estatus a las justas continentales; porque una cosa si confieso, en Bogotá 2015 quiero ver lo mejor de lo mejor corriendo, nadando y saltando en nuestra capital, y esa tarea hay que comenzarla desde ahora.